MASSII protege con antigraffiti un mural en la entrada de Zaldíbar (Bilbao). Así el mural resta protegido de futuros actos vandálicos como graffitis, pintadas o pegatinas.